Orfali Gaudenzio

Orfali Gaudenzio

Capharnaum et ses ruines, Parigi 1922

Gaudenzio Orfali, fraile menor que se ocupó a inicios de 1900 de las excavaciones de Cafarnaún, nos ha dejado aquí un testimonio de cuál era el estado del lugar arqueológico y, en particular, de la sinagoga, describiendo también la imagen de la persona de Jesús, que en aquellos caminos tuvo lugar su vida pública:

«Descansando a orillas del lago de Genesaret, Cafarnaún se situaba sobre las últimas alturas de las colinas que, desde Corazín, descendían hasta las orillas. Situada en el centro de la orilla norte, dominaba la vista del lago, cuyo grandioso círculo de montañas, de aspecto tornasolado con las horas del día y con los juegos de luz, se extendía para aprisionar la costa.
Las ruinas, que serán objeto de nuestro estudio en las páginas siguientes, nos cuentan que desde la muerte de Cafarnaún han transcurrido catorce siglos. La grandiosa sinagoga, orgullo de sus habitantes, se encuentra postrada en el suelo, desnuda de todo lo que la hacía viva; se ha reducido, si así se puede decir, al estado de un esqueleto desarticulado. Sus calles, con un gran número de viviendas, su sitio todavía bajo los escombros, son testigos siempre elocuentes de su antigua gloria, oscurecida de repente el día en que una terrible catástrofe esparció la desolación y la ruina allí donde un tiempo la dulce figura del Salvador pasaba para rezar, enseñar y curar a las masas que se reunían a su alrededor para aclamar al Mesías, hijo de David».

Capharnaum et ses ruines, París 1922, pp. 2/8.

Orfali, Capharnaum et ses ruines